Los ritos de los difuntos en la Roma Antigua

Ahora que nos acercamos a la ya habitual celebración en nuestras tierras hispanas de “Halloween”, me gustaría comentaros cómo afrontaban el recuerdo de sus muertos nuestros antepasados romanos:mascara

Una de las características definitorias de todas las fes indoeuropeas es la creencia en la existencia de un “axis mundi” o eje del mundo, centro indiscutible de toda creación; los ejemplos más conocidos son sin duda el Ygradssil nórdico o el Irmminsul sajón, pero obviamente no son los únicos. Los anglosajones antiguos, en concreto  los habitantes celtas de Gran Bretaña, “guardaban su Año Nuevo en Noviembre.” En Wales y Escocia; “llegado Noviembre es el tiempo de que los fantasmas sean recordados.”

Es aquí, precisamente en esta ceremonia druídica anterior a la etapa cristiana, donde radica  la vinculación de la celebración del culto a los muertos, con la tradición actual occidental y la actual festividad de Halloween.  En la fiesta conocida como la noche de Samhain que se celebraba el 1 de noviembre, en el comienzo del año nuevo en el calendario celta.

En el caso de nuestra madre Roma su “axis mucalabazandi” era el “mundus” un antiquísimo pozo excavado en la colina del Palatino y que según las creencias ancestrales romanas servía para comunicar el mundo de los vivos con el de los muertos, por ello recibía el terrible epíteto de la puerta del Orco.

De este modo el “mundus” se hallaba habitualmente tapado con una gigantesca roca para evitar que los muertos trataran de escapar aunque según las tradiciones ésta  debía de ser retirada en determinadas ocasiones al año con motivo de diversas festividades relacionadas con el culto a los difuntos y a los poderes ctónicos del subsuelo. Estas fechas estaban marcadas en el calendario festivo romano como días nefastos pues se creía que los muertos caminaban por la tierra y podían interferir de manera negativa en la vida de los hombres, sobre todo los implacables lémures espíritus vengativos y malvados, contraposición de los benignos lares.

Estos lémures tenían su propia festividad, llamada lemuralia o lemuria

Fiestas que se celebraban durante los días 9, 11 y 13 del mes de mayo para conjurar a los Lémures, a las almas de los muertos.

Durante su celebración se llevaban a cabparcaso multitud de rituales apotropaicos destinados a proteger a los vivos de las malvadas intenciones de los lémures, algunos de estos ritos  tenían un carácter cívico como la elaboración de la salsa sagrada por parte de las vírgenes vestales y otros carácter doméstico realizados por el “pater familias” en el ámbito del hogar.  Existían diversos rituales domésticos para ahuyentar el mal. A medianoche, el jefe de la familia se levantaba y con los pies descalzos recorría los pasillos de la casa haciendo chasquear los dedos para espantar a los espíritus, arrojando hacia atrás, sin volver la cabeza, habas negras (que se consideraban que eran el sustento de los muertos en el más allá), y repitiendo nueve veces seguidas: “Con estas habas me rescato y rescato a los míos”. Finalmente, después de una lustración con agua sagrada, golpeaba una placa de bronce (pues se decía que los lémures no soportaban ese sonido), repitiendo otras nueve veces: “Espíritus de mis antepasados, fuera de aquí”.  También se tallaban réplicas en cera de los rostros de los miembros de la familia, un sacrificio sustitutorio que servía para engañar a los lémures y su insaciable apetito maligno.

Debido a que la cera en la antigua Roma era un material caro que sólo podían permitirse las familias acaudaladas, el populacho empezó a tallar los rostros de los familiares en determinadas hortalizas como la calabaza, lo cual es para muchos el origen de las populares calabazas de Halloween.

Texto inspirado en las páginas: Texto de Ampa Galduf/Arquehistoria; texto de Rattus Norvegicus, http://ahierrofrio.blogspot.com.es/ y http://saturnales-rev.blogspot.com.es/.

¿Disfrutaste esta entrada? Por qué no dejas un comentario abajo y continúas la conversación, o te suscribes a mi feed y obtienes artículos como este enviados a tu lector de feeds.

Comentarios

No hay comentarios todavía.

Deja un Comentario

(requerido)

(requerido)